miércoles, 19 de abril de 2017

PASEO EN COPILOT



Durante las últimas semanas la asociación Amencer-Aspace se sumó a al proyecto Dis-Camino con una gran ilusión. Se trata de una actividad que tiene como meta, que las personas con una discapacidad tengan la oportunidad de hacer el Camino de Santiago.

La iniciativa que vino al mundo el día que Gerardo, un joven sordo-ciego tuvo  el deseo de realizar este tradicional peregrinaje a la ciudad de Santiago de Compostela sobre un Copilot.

La imagen puede contener: una persona, exterior
Pilotando una Duet

Un Copilot es un tándem entre una bicicleta y una silla de ruedas que al unirse componen un cuadro que genera la posibilidad de que una persona con movilidad reducida pueda formar equipo con un corredor sentado sobre el asiento del ciclista, y entre los dos, empujar el vehículo durante los varios kilómetros que forman cada etapa del Camino. De esta manera se logra que las personas con movilidad reducida puedan integrarse una vez más en esta estimable aventura. Nuestra asociación es dueña de una de estas bicicletas, la cual se encuentra a disponibilidad de todos sus usuarios. No obstante el objetivo primero de nuestra Asociación no es completar este histórico recorrido, sino simplemente dar pie a una actividad lúdica para que todos nuestros usuarios puedan vivir la experiencia de montar en bicicleta, pero eso no significa que de cara al futuro se planteen otras posibilidades.

Durante las primeras jornadas la actividad de bicicletas se está llevando  a cabo durante las tardes de los miércoles en el Parque de Campolongo, dando comienzo a eso de las 16:00 horas, para finalizar sesenta minutos más tarde. Toda la actividad se encuentra bajo la responsabilidad de la coordinadora del proyecto Dis-Camino Marta Ibañez y comienza con un primer contacto con estos vehículos, que incluyen pequeños paseos por la zona. Cada día que pasa, son más las personas que se apuntan a este proyecto que está dando sus primeros pasos por el mundo, “tenemos la ilusión por aprender y experimentar nuevas sensaciones en la vida y para ello estamos dispuestos a afrontar cualquier desafío que se nos ponga delante. Nos sobra optimismo y ganas de más y desde que suena el despertador con el alba, hasta que nos visitan las tinieblas de la noche tenemos la oportunidad de soñar con un mundo mejor, más justo y participativo”.  

Terminar diciendo que un servidor no quiso prder la oportunidad de conocer de cerca esta iniciativa y con ello hacer memoria de aquellos tiempos de infancia en los que la bicicleta era una parte de mi cuerpo. Un vehículo del que tengo auténticos recuerdos de control y libertad. Es viajar al pasado, a un tiempo donde los móviles, Internet o las consolas de última generación, no formaban parte del ocio diario. El caso es que ya no soy aquel niño de los ochenta y que mis chirriantes articulaciones no consiguen trabajar como antaño, por lo que empujar la duet se ha ido convirtiendo en mi propio Viacrucis, por no por ello pienso rendirme, pues en el fondo de mi corazón creo firmemente que el miedo y el “no puedo”, son los peores enemigos de mi vida y deseo vencerlos a toda costa.

José Sergio González Rodríguez

21 de junio de 2016 a 19 de abril de  2017.                  

domingo, 16 de abril de 2017

ROSTRO DE INVIERNO

Tienes rostro de invierno,
escarcha salada en la mejilla,
poso de una rocosa multa,
que te carcome por el adentro.

Velas tras esa mirada,
un terror que te socava
y no crees que mi lomo,
pueda aguantar tu cruz.

Mas, mi alma tartamuda,
puede tolerar tu ocaso,
tejiendo la fuerza unida,
que aguante tu amargo poso.

No temas a mi renuncia,
ábreme la gruesa puerta,
que permita la entrada,
a tu amargada osadía.     


José Sergio González Rodríguez

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...