Ir al contenido principal

LOS SECRETOS DE SARA



Asomarse a LOS SECRETOS DE SARA, la primera novela publicada por Guillermo Cerviño Porto es hacerlo a un universo literario nuevo y lleno de cosas interesantes que mostrar al mundo. Una voz nueva, que viene dispuesta a quedarse con nosotros, con la intención de compartir su talento, su arte y sobre todo un pensamiento fresco, limpio de impurezas y tan contrastado con la realidad como inteligente y mordaz.
La vida de una joven a la que la vida maltrata, una mujer llena de miedos y dudas, que sobrevive en una sociedad, por la que se siente menospreciada, que la abandonó desde el momento  en el que vino al mundo y las miserias de una familia desestructurada, son la llave a un universo mucho más grande, lleno de un gran número de personajes secundarios y subtramas cargadas de amor, intriga y sensualidad. 

La novela respira del aire literario ruso, del clasicismo que dominaban en sus mejores tiempos, autores como Dostoievski, Tolstoi y demás genios de la época. En referencia a estos autores, la obra se contagia de un aire muy teatral, capítulos cargados de diálogos mordaces, salidos de bocas que se pueden calificar de cualesquier manera menos inocentes. Del espíritu de la novela rusa del siglo XIX, necesito destacar otra virtud que también descansan sobre Los Secretos de Sara, como puede ser la crítica hacia una aristocracia tan pudiente como alejada de la realidad que la rodea, un submundo burbuja, lleno de dinero, falsedades y donde la apariencia ante el prójimo es la religión que lo domina todo. Si sumamos a todo esto, la visión de un empresario que ve como todo por lo que luchó en la vida se desmorona y el relato de una Sara, que se muestra dispuesta a hacer cualquier cosa, con tal de ganarse a atención de su padre, nos encontramos con una montaña rusa de emociones que dejarán una imborrable huella en el lector.

Guillermo Cerviño Porto
Reconoceremos en esta obra, una Pontevedra real, con sus monumentos, sus discrepancias socio-políticas, su atractivo y también con los problemas que nos acechan en los tiempos económicos que corren. Viajaremos a Francia, conoceremos personajes también aristócratas, pero con unas formas y un estilo, que las diferencia de la española. Una novela aquí llena, una vez más de intereses sociales que tratan de sacrificar lo humano en virtud del estatus económico y social.   

En definitiva, creo que en "LOS SECRETOS DE SARA" hay una mina literaria, que merece la pena descubrir, pero con pies de plomo, disfrutando de cada pasaje, meditando sobre cada situación o suceso que nace de entre sus páginas, una obra donde las diferentes situaciones y personajes pueden provocarte pasión u repulsión, pero que en ningún caso, te dejarán indiferente.

José Sergio González Rodríguez
      

Entradas populares de este blog

LOS DIOSES AÑEJOS DE AYER

Se me han despintado los tonos de la firmeza entre ideales oxidados por el paso del tiempo, fui conquistado por una patria sin medianera, que enamoró mi alma deseosa de sentimiento.
Perdí entre las moradas de escombros rancios, los hilos que ataban mi esperanza a lo eterno, extravié mi fervor por los dioses añejos de ayer que de sumisión emperifollaron a mis ancestros.
Puse rumbo por los océanos de la incertidumbre, apremiando esa estela que nos heredan los sabios, descifré entre líneas la veracidad de sus parábolas, trocando toda mi ignorancia en un saber caudaloso.
Seguí los vientos que navegaban hacia el frío blanco, para ver si entre las profundidades de su rocoso hielo, hallaba un núcleo candente que alimentase la razón,
y dejándome cautivar por su maná, matase mi llanto.
José Sergio González Rodríguez.

DECREPITUD

La decrepitud viste de coraza
y cabalga hacia mi cada día
ansiando clavarme su lanza
hasta ahogarme en mi víspera.

La vida recela de mi dicha, mientras velo por mi amada, nuestra unión fue bendecida, sin llevar una carga pesada.
Yo la increpo adornando mi ira, mi mano la niega en bocanada, ¡Es que no acepta ser derrotada! Pues ese el final de toda victoria.
Por seguro en esta vida le sugiero no dar nada.

SE LLAMA VULVA

El idioma castellano es algo muy hermoso, como también lo es la anatomía humana en su conjunto. Ya he comentado en esta sección, durante un articulo que escribí en defensa del nudismo, que la maldad se encuentra en la mirada ajena. Todo el cuerpo, de pies a cabeza merece el máximo respeto y en ningún caso me parece motivo de vergüenza. Respecto al idioma, creo que todos y sobre todo el nuestro se encuentra plagado de palabras hermosas, muchas de las cuales se han dedicado al nombramiento de cada una de las partes del cuerpo; riñón, hígado, ojo... bueno creo que la lista es demasiado larga como para exponerla aquí. El problema es que cuando nos referimos a los órganos sexuales, nos encontramos con un montón de sinónimos absurdos y mal sonantes, con los que nos referimos a ellos, de manera constante; en lugar de Pene (Polla, Falo), en lugar de Testículos ( Huevos, Cojones...), todo esto en lo que al hombre se refiere, porque, cuando hablamos del sexo de la mujer, tampoco nos quedamos at…