sábado, 28 de noviembre de 2015

POR EL DERECHO A DECIDIR EN POLÍTICA

¡Hola amigos!

La película de Frank Capra.
He decidido firmar este texto, como Juan Nadie, en homenaje a la gran película de Frank Capra, pues con ella, trato de dar voz a una parte muy importante de la sociedad. En este caso lo hago para reclamar un derecho, que nos pertenece a todos los españoles, desde que alcanzamos la mayoría de edad, como es el de participar en mi comunidad como un ciudadano más, decidiendo, que futuro quiero para mí y los míos. Dicha función, la llevaba a cabo siempre que había elecciones a través de mi voto en las urnas.

         Soy un gran aficionado a la naturaleza, a la novela histórica, al fútbol, donde soy un acérrimo seguidor de la Real Sociedad y de la política. Por ello uno de los momentos más importantes de mi vida, era el día que había elecciones. Pero desde hace un año, ya no puedo  cumplir con mi sueño, pues mi familia, decidió incapacitarme, apoyada por el beneplácito de una Juez, tras estudiar unos informes médicos y opiniones de mi familia, optaron por incapacitarme. Esta incapacitación, es porque mi familia consideró que mi discapacidad, una Parálisis Cerebral, me impide decidir sobre mi futuro de manera independiente. Mientras fui más joven, no lo creían necesario, era más controlable, pero a medida que han pasado por mí las primaveras, he ido demandando, cada vez más libertad. Entonces, les entró pánico, de manera que para poder controlarme mejor mí destino, “y sin mala intención. Dicen”, optaron por incapacitarme. De repente, me encontré más aislado de la sociedad. Pues incluso reconociendo mis limitaciones, las cuales, que me impiden realizar algunas actividades cotidianas, también es cierto, que cuento con muchas más capacidades.

No puedo tomar decisiones de gran calado por mí mismo,… Y tampoco, puedo ejercer mi DERECHO AL VOTO. Es decir, no soy libre, me han convertido en una marioneta sin derecho a opinar.
Y yo me pregunto:
¿Qué ha cambiado de “ayer a hoy”, para que mi libertad sea mermada?, Distingo el bien del mal, respeto las normas sociales que nos ayudan a convivir, trabajo para mejorar en mi vida, porque ésta tenga más calidad…
¿Por qué no puedo votar? Se me está negando uno de los derechos fundamentales que ofrece un país libre.
 ¿Acaso tienen miedo de mi voz?,
 ¿O es que no tengo derecho a disfrutar de todos los derechos y deberes que pertenecen a todo ser humano?
¡No me parece justo!
¡Yo también decido!
 Y la comodidad ajena, no debe ser pagada con mi libre albedrío.
Por ello, ¡he decidido levantar la voz!, ¡Decir basta!:

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) ha pedido a la Administración General del Estado que garantice el derecho de sufragio de las personas con discapacidad en las elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo. Para ello exige que se cumpla la normativa nacional vigente y la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, ratificada pero no aplicada por España, lo que impide ejercer tal derecho a 80.000 personas que cuentan con una sentencia judicial de incapacidad total.”

¿Por qué no se cumple la ley?, ¿Cuál es la trampa ligada a este Derecho?
Considero que todos deberíamos realizar una gran reflexión respecto a este tema. Pues creo que en una sociedad moderna, no tienen cabida este tipo de métodos medievales de control y represión. Creo que la evolución humana, desde el punto de vista de la empatía, tiene una asignatura pendiente con este tema. Y mientras, no asumamos nuestras responsabilidades, ante los derechos y libertades ajenas… el término “Humanos”, debería ser borrado de nuestro vocabulario.

Firma
Juan Nadie
Transcripción:

José Sergio González Rodríguez.

viernes, 27 de noviembre de 2015

IR AL CINE HA PERDIDO TODA SU MAGIA

Existen pocos placeres más gratos para un cinéfago como encontrase en la sala de un viejo cine, y sentarse en una roída butaca mientras disfruta de una buena película en dieciséis milímetros. Pero poder acceder a una experiencia como ésta es una auténtica utopía, un sueño muy complicado de cumplir, no porque ya no existan salas oscuras, las hay aunque haga tiempo que se encuentran en peligro de extinción, sino, porque la mayor parte de las salas, han modificado las viejas máquinas, por otras de proyección digital, que poco o nada tiene que ver con el viejo arte del cine. Esto me lleva a pensar, que ir al cine, ha perdido toda su magia, que hora acudir a una sala de este tipo, es sentarse en una butaca de última generación, algunas de ellas incluso con absurdos sístemas de simulación a ver películas digitales, que se acercan más al mundo de los videojuegos de última generación, que con las grandes obras de los viejos maestros del séptimo arte.

Imagen sacada de Internet
¿Alguien se imagina a John Ford, Charles Chaplin u Orson Wells, haciendo cine digital?, yo soy incapaz de imaginarlo. Como tampoco soy capaz de crear en mi mente una imagen de una película como "La Palabra (Ordet) " de Carl Theodor Dreyer, realizada en este formato. E incluso sin tener que ir tanto tiempo atrás, me cuesta asimilar un clásico como "Alien, el Obtavo Pasajero", todo un clásico de la ciencia ficción, en los formatos modernos. Por ello, creo que la mayor parte de las cintas que se hacen hoy día, jamás serán clásicos, pues carecen de algo esencial para el Séptimo Arte ( y lo digo desde mi personal opinión subjetiva), como es el de la fotografía analógica.

Imagen sacada de Internet
Cuando me pongo a meditar sobre todo esto, mis ojos se llenan de las lágrimas de la nostalgia y surge desde lo más profundo de mi alma, el "Yo", más conservador, aquel que añora a los viejos maestros, a los que por edad y época que me ha tocado vivir, no pude seguir durante su vida. Y es que en alguna ocasión, viene a mi imaginación como sería estar en 1969, en una vieja sala, contemplando Easy Rider (1969) de Hooper, durante su semana del estreno. que Debió ser un momento mágico, que nunca jamás, nadie a día de hoy o en el futuro será capaz de igualar. Momentos, que debían de convertir la asistencia a un cine e una experiencia incapaz de olvidar. Un tipo de sensación, que considero que jamás podré disfrutar en lo que me queda de vida. 
Imagen sacada de Internet

Mientras pienso en ello con detenidamente, contemplo otro atardecer desde mi vieja ventana de madera,  y me da por llorar... 

José Sergio González Rodríguez.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

TRISTAN DE MONTENEGRO vs PEDRO MADRUGA

Acabo de terminar de leer la novela TEMPLARIOS Y MALEANTES EN LA GESTA DE COLÓN, novela histórica ambientada en la ciudad de Pontevedra y sus alrededores y que tiene como protagonistas a Tristan de Montenegro y a Pedro Madruga. Un duelo entre Pedro por conquistar la ciudad de Pontevedra y sus enfrentamientos con los ciudadanos de a pie. Un Tesoro y una familia asesinada, apoyan un relato en el que caben destacar los datos históricos que se dan de la época.

Desde mi punto de vista el libro me atrajo más por sus rederencias históricas que por sus cualidades narrativa, las cuales me parecieron un tanto irregulares. De todos modos, lo que sí consigue esta obra y no es poco, es crear en mí una extraña curiosidad por seguir investigando en todo lo relacionado con el pasado por mi ciudad.

Puede que un servidor, no sea la persona más indicada para hacere crítica literaria de obras ajenas, pero he decido hacerlo en esta ocasión, por ser un tema que me toca de cerca, por estar hablando de un paisaje tan familiar.

Por ello, animo a que todo aquel que desee conocer un poco de la tradidión de Pontevedra, a acercarse a estas enigmáticas páginas. 

lunes, 23 de noviembre de 2015

DÚO DE VIOLÍN Y ACORDEÓN



Al son de Marina y Nerea

Nada como un buen concierto de música clásica para amenizar una mañana y convertirla en un momento distinto, dulce, ameno y relajante al mismo tiempo. El pasado viernes 20 de noviembre, en el centro de día Amencer-Pontevedra, disfrutamos de varias piezas de música clásica cargo del Dúo Fírveda, formado por Marina Hermida (Violín) y Nerea Rodríguez  (Acordeón).


El concierto empezó pasadas las  12 de la mañana y ser prolongó durante una hora, y que  contó con varias piezas de estilo clásico así como un hermoso Tango. Los temas musicales lograron que a todos se nos erizase el vello con la emoción.
 
Aunque reconozco que no soy un experto en música clásica, supongo que todos tenemos nuestras carencias, debo reconocer que las dos chicas me parecieron una músicas extraordinarias, a las cuales desde mi modesto punto de vista, les espera un gran futuro en el mundo de la música. Desde estas líneas, sólo me queda desearles la mejor de las surtes a las dos.

viernes, 20 de noviembre de 2015

UNA VISITA ENTRAÑABLE

 Por

José Sergio González Rodríguez



Ayer jueves los usuarios del centro de día Amencer recibimos la invitación de dos integrantes de la asociación AGAELA, destinada a la mejora de la calidad de vida de las personas afectadas por la ELA (Esclerosis  Lateral Amiotrofia), una enfermedad considerada rara, pues son muy pocos los casos que se dan en la población. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las neuronas motoras, de muy complicado diagnóstico y para la cual no existe curación. El caso más conocido socialmente es el del conocido astrofísico STEPHEN HAWKING, mundialmente por sus libros “Breve Historia del Universo” y “El Universo en una Cáscara de Nuez.” Un caso raro de esta enfermedad, ya que casi nadie suele vivir tanto tiempo con este mal, aunque como nos comentaron ayer nuestros visitantes “No hay dos casos iguales a lo que esta enfermedad se refiere”.



La actividad nos sirvió como experiencia, para compartir impresiones sobre nuestras discapacidades. Comprobando que tenemos las mismas dificultades en muchos casos, aunque en otros nos diferenciamos. Tino y Tita, nombres de nuestros visitantes, nos contagiaron de unas enormes ganas por vivir, aprendiendo a afrontar la vida con optimismo y disfrutando de cada instante de nuestro tiempo como si fuese el último. “Nadie está exento de sufrir algo así”, o “mi cuerpo tiene ELA, yo no”, son frases que han dejado un gran recuerdo en nuestra memoria, y de las que creemos que podemos aprender mucho de cara al futuro.


Tino y Tita también se interesaron mucho por nosotros, visitaron nuestros talleres, estuvieron presentes en la sesión de Autogestores, compartieron menú y nos acompañaron a tomar un café.

En definitiva, creo que todos estamos deseando que se vuelva a repetir pronto otra experiencia así.
 

martes, 17 de noviembre de 2015

PRESENTACIÓN DE UN CUENTO

ERRANTES, EN EL MUSEO DE PONTEVEDRA



 Por
José Sergio González Rodríguez

Cuando hace casi una década conseguí publicar mi primer libro “La Vida es Bella”, pensaba que el oficio de escritor era un sueño totalmente inalcanzable, como lo era de igual modo, conseguir hacer cine. A día de hoy, cuatro libros y una película son el legado que a día de hoy, dejo al mundo. Mi último trabajo es el libro ERRANTES, que ha sido ilustrado por artista gráfico, Rafael Perdomo y que fue publicado el presente año por la editorial pontevedresa, El Taller del Poeta, de mi buen amigo y poeta Fernando Luís Pérez Poza, con la que llevo trabajando desde los inicios de mi humilde carrera artística.
La presentación de “Errantes”, tuvo lugar el pasado 17 de septiembre, en el salón de actos del SEXTO EDIFICIO DEL MUSEO DE PONTEVEDRA. El acto fue apadrinado por el escritor y guionista de comic, D. Rodrigo Cota, que nos cedió una parte de su valioso tiempo, para que este evento fuese posible. Cota, hizo de maestro de ceremonias, encarrilando al público con su peculiar sentido del humor, a la vez que realizó un análisis exhaustivo de la obra. Quiero reconocer, que su puesta en escena me dejó deslumbrado de principio a fin, algo que espero que le pasase a todo el público allí presente.
Errantes, es un cuento evolucionista. Una obra que narra la llegada de un grupo de homínidos a la Península Ibérica, y como su vida cambia cuando uno de sus compañeros sufre un grave accidente. Pasando de ser un gran cazador y un líder allá donde los haya, que se codea entre los mejores de su especie, a convertirse en una persona parcialmente dependiente, a cargar con una discapacidad que le acompañará el resto de sus días. Asumir su nuevo rol de vida, adaptarse o extinguirse son las son los serios retos a los cuales se va a tener que afrontar. El hecho de tener que buscar nuevos retos que den sentido a su existencia, encontrar ilusiones por las que merezca la pena seguir viviendo… Desde el punto de vista opuesto, tenemos a un grupo de seres salvajes, que no están acostumbrados a hacerse cargo de seres desvalidos, que tendrán que enfrentarse a esta situación por primera vez, ¿Cómo reaccionarían?, ¿contarían con la empatía suficiente como para cuidar los unos de los otros, o abandonarían a su amigo?, esta fue la pregunta que me llevó a escribir este cuento.
Por otro lado y casi de soslayo, nacido de la mera casualidad, pero que tiene mucho de actualidad, es el de la emigración, el paso de África a Europa, en busca de un futuro más prometedor. Algo, que tiene mucho que ver con una de las más duras realidades que afecta al mundo moderno. Hablo de todas esas personas que huyendo de las tiranías en sus respectivos países de origen, tratan de pasar a nuestro continente en busca de una vida mejor… Y por otro lado, nos sirve como reflejo de como la vida nos va desgastando poco a poco y como a medida que los años nos invaden, nos es más complicado integrarnos socialmente. Pretender dar a entender, que TODOS, y cada uno de nosotros, tenemos cualidades positivas que aportar al resto de los vivos, y que las mayores limitaciones, son las que provocamos con nuestra imaginación negativa.-Las mayores limitaciones me las pongo yo -. Sería la mejor definición de esta historia. Desde este punto de vista, la obra viene al mundo como una dura crítica al pensamiento eugenésico. Creemos que la raza perfecta no existe. O mejor dicho, sí existe, pues todas las razas son perfectas, todos debemos ser tratados con igualdad y dignidad. Porque si algo reina en esta vida, por encima de todas las demás cualidades, es la diversidad. Y el hecho de que no hay dos personas iguales:
“La sociedad perfecta es un falso mito, la diversidad, la única realidad”.
Debo reconocer que el día de la presentación tuvimos una gran acogida, sintiéndome muy arropado por la gran cantidad de público que asistió, con el que fue un enorme placer, poder compartir este momento tan importante en mi vida.  “Mientras firmaba ejemplares, me sentía el rey de la función”. Sentir que la creación de uno, cono todo el tiempo y esfuerzo que ha conllevado, es  bien acogida, es la mayor satisfacción que cualquier artista puede tener. Por ello quiero dar las gracias a todos los asistentes, pues su compañía en esta nueva aventura ha sido y siempre será muy importante para mí. Al fin y al cabo, como ya dije, cada libro es como un hijo y como tal siempre esperas lo mejor para él. Esperas que tenga un gran futuro, que sea querido, entendido, y sobre todo respetado. Incluso, aquellos que lo odien, por su manera de ser, espero que lo respeten, pues él no pretende ofender a los demás. Todo lo contrario, trata de abrir mentes. Evitar perjuicios y sobre todo, entretener al lector, intentando que pase el mejor rato posible, con su humilde lectura.
No quiero abandonar esta carta reflexiva sin dar las gracias al Museo de Pontevedra por brindarme la oportunidad de presentar este libro en su salón de actos, pues ha sido para mí, un sueño hecho realidad. Y como no, a todos los componentes de la asociación Amencer, a los medios de comunicación, familiares y amigos por haberme acompañado en este día tan especial para mí.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

ABORDANDO ELCANO POR UN DÍA





Subiendo al barco.
El pasado 15 de julio, durante ese mes caluroso en el que las actividades de los centros se vuelven más lúdicas, llenándose de excusiones, salidas por las cafeterías e incluso puede venir con el viaje anual metido en el lote, tuvimos la oportunidad de realizar una visita al barco-escuela Juan Sebastián ELCANO, que por esas fechas siempre atraca en la Escuela Naval de Marín (Pontevedra), justo un día antes de que su Majestad Felipe VI, hiciese la entrega de despachos a los nuevos graduados. Un acontecimiento, que todos los años suele acaparar las portadas de los periódicos.


Dominando el timón.
Fue la primera vez que visité las instalaciones de la Escuela Naval y mientras nos íbamos moviendo por el patio, hasta la zona del puerto, donde se encontraba la embarcación, no podía evitar fijarme en los oficiales y soldados que iban de aquí para allá y como se saludaban al modo militar cada vez que se cruzaban con un oficial. Había soldados desfilando, otros haciendo guardia, y un montón de visitantes que se iba colocando para observarlos. 


¿Decimos patata?
Pero, sin duda el mayor protagonista de la jornada era, Juan Sebastián ELCANO, que se mantenía atracado en puerto. Caminamos hasta allí, y a medida que nos acercábamos observamos a un grupo de oficiales que flanqueaban al buque. Al llegar a la embarcación nos dimos cuenta, de que no todos íbamos a poder subir a la nave. Solamente pudimos acceder a la embarcación aquellos que no necesitamos sillas de ruedas, pues el barco no cuenta con acceso adaptado para estos menesteres. (Supongo que en el ejército no trabajan personas con grandes limitaciones físicas).


Paseamos algo por cubierta, contemplando esa parte de la embarcación, allí había un timón, un mástil con la bandera patria, desde donde observamos el océano. Nos hicimos diversas fotos, tanto en el barco como en los diversos puntos del patio, que nos ayudarona mantener vivo el grato recuerdo de una de las visitas más emocionantes llevada a cabo en los últimos tiempos. Fue una pena que la visita al barco, no pudiese ser hasta las mismas entrañas, con la intención de conocer mejor todas las características de esta joya Naval Española.
ELCANO a nuestras espaldas


En cualquier caso, los compañeros que se quedaron en tierra, no se fueron de vacío, sino que recibieron una charla informativa sobre el barco, así como varios objetos a modo de recuerdo por la visita.  

EL INCREÍBLE PODER DE MI IMAGINACIÓN
 

Todo por la Patria

El día que me enteré de que iba a ver Elcano, mi alma taciturna dio un vuelco con la emoción, y ello no fue precisamente por mi sentido patriótico, sino por la extraña sensación de estar subiendo a una de esas naves marítimas, dignas de una película de aventuras perteneciente a la época dorada de Hollywood. Caminar por popa, observar el mar era como sentirse el Capitán Kid, al que daba vida Errol Flynn, o porque no un Marlon Brando a punto de ser testigo de una Rebelión a Bordo.  Por no hablar del mítico capitán Cook. El caso, es que por un tiempo, corto eso sí, me sentí como un lobo de mar. Una sensación muy agradable y mientras observaba a mis compañeros, a mi mente sólo le venía un pensamiento “¿Cuándo zarpamos, mi capitán?”
Hace mucho que el mar provoca en mí vida una enorme curiosidad, desde que hace años fui hasta las Cíes, siempre me imaginé embarcando. ¿Un crucero, tal vez?, puede que sea la experiencia que necesita mi vida, llevar por unos días la vida de camarote y observar los cetáceos en alta mar. Un atardecer entre olas saladas, debe ser uno de los espectáculos más bellos de la naturaleza. Surcar el horizonte, soñando con una sirena saludando desde el medio de las aguas u observar las aletas de tiburón girar en torno al barco. Visitar la sala de máquinas o vencer el vértigo, y ser capaz de observar la nada desde lo alto del mástil. Soy consciente de que se trata de un reto imposible en la realidad, pero desde estas líneas, no puedo evitar mandar un mensaje a las entidades pertinentes, el estudiar la viabilidad de vacaciones crucero para las personas con discapacidad. Una de esas embarcaciones Titánicas, con discotecas, piscinas… bellas ciudades flotantes, en las que pasar unas vacaciones de ensueño.
Mientras eso no ocurre, tendré que seguir soñando, cada vez que me suba a una de esas películas de piratas, motines y paraísos perdidos, salidos de la increíble magia del cine.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

MI RELACIÓN CON EL GIMNASIO


Todo el mundo debe tener un lugar, un momento o una actividad, que le ayude a olvidar las preocupaciones de la vida cotidiana, esos momentos del día o de la semana en los que uno se siente vivo, libre y ajeno a los males que nos corrompen el alma. Encontrar una actividad que nos ayude a evadirnos de nuestras pesadillas, nos relaje y nos haga olvidar todas esas preocupaciones que nos agobian. Yo encontré ese lugar, en un gimnasio.

Conocí los gimnasios en mi más tierna infancia, cuando dejé de asistir en la Residencia de Montecelo (Pontevedra), a las sesiones de rehabilitación. Fue a partir de ese momento, cuando estos lugares "sagrados para mí," pasaron a ser una parte cotidiana en mi vida, y aunque durante mi primera juventud tuve que ignorar en este campo, a los "mata-sanos" especialistas me decían que trabajar con pesas, mancuerdas y máquinas, no era buena idea en mi caso y que me podían perjudicar más que ayudar. La verdad es que todas estas herramientas, no han hecho otra cosa, que mejorar mi físico y darme cada día un poco más de fuerza, además de conseguir que anduviese más derecho, tropezase menos o me diese más reflejos y habilidad. Por lo que jamás consideré en los más hondo de mi alma, que le estuviese haciendo algún daño a mi cuerpo. Sí es verdad, que a lo largo de mi vida he sufrido, lesiones o sobrecargas que tuve que subsanar con fisioterapia y masajes varios, pero la verdad es que, en mi caso al menos, las ventajas siempre superaron con creces a los inconvenientes. Como es habitual en estos lugares, un monitor de Fitnnes, fue el encargado de hacerme mejorar poco a poco, desde mis inicios hasta la actualidad. Voy a mantener su nombre en el anonimato, pues ni estoy seguro de que quiera ser nombrado, pero debo decir, que es raro el día que no reflexione, sobre el gran bien que le ha dado a mi vida.

Además debo decir, que en los gimnasios de este señor, siempre me he sentido muy cómodo y tranquilo, que trabajar con él siempre me dio seguridad y con el tiempo, con su ayuda y consejo fui ganando confianza en mí mismo, hasta el punto de ser capaz de aprender muchos ejercicios y llegar a trabajar muchas veces sólo, con total autonomía y libertad, lo cual, considero que en una persona con mis características, no es poco mérito. Pero uno tiene su ego y, a decir verdad, siempre sentí una sana envidia por las personas que hacían pesas. Muchas veces me imaginé en su lugar, trabajando como ellos y luciendo uno de esos cuerpos esculturales. Aunque en el fondo siempre supe que nunca iba a tener un cuerpo como el suyo, que era necesario que pusiese los pies en la tierra y aceptase la realidad. Algo que no siempre es sencillo y de cuando en vez, como soñador que soy, siempre traté de imaginarme lo contrario. Lo cual me llegó a provocar alguna que otra crisis de autoestima, pero, han sido pocas las ocasiones y al final siempre he conseguido volver por el sendero de la cordura.

De todos modos, reconozco que no he sido nada perseverante, hubo muchas épocas en las que abandonaba, ya sea por alguna lesión, o por vagancia, este último caso, como en la mayoría de los casos, suele ser la más habitual. 

Cuando trabajo con máquinas o con mancuerdas, cuando realizo estiramientos, o hago abdominales, rodeado de otras personas que hacen cosas similares, me siento bien, positivo e integrado en un grupo, y todas esas sensaciones me gustan, hacen que me sienta vivo. Por eso recomiendo a todo el mundo a que se apunte a un gimnasio, que realice algún deporte físico, porque la calidad de vida mejora de manera considerable, en todos los sentidos. Y por supuesto a todas las personas con una discapacidad, que pudiendo llevar a cabo estas actividades, se atrevan a entrar en este mundo. Pero, eso sí, siempre bajo la observación de especialistas y siendo sinceros con la realidad de cada uno, con nuestras virtudes y limitaciones, de lo contrario nos podemos hacer más daño, que bien. También debemos tener mucho cuidado con la cantidad de peso que utilizamos y sobre todo, controlar las posturas, para que éstas sean correctas y no nos hagamos lesiones. Y en caso de que suceda, que no sean graves.

 En caso alguno, y esto es muy importante, debemos compararnos con los demás deportistas, no hay dos personas iguales, si nos obsesionamos con cuerpos ajenos, nos estaremos haciendo mucho daño. Lo mismos sucede con el caso de los famosos; pues mucha gente cree que si acuden a los gimnasios, si se meten en el mundo de las pesas, tendrán con el paso del tiempo, y no mucho, un cuerpo como el de Sylvester Stallone, o algún otro. De ninguna manera debe ser éste, nuestro objetivo, pues se trata de una mera fantasía en la mayor parte de los casos. En lugar de ello, nuestra única meta, debe ser, sentirnos mejor, mantener la salud y sentirnos los suficiente fuertes y positivos para afrontar nuestro día a día.


De manera, que si no queremos deprimirnos con nuestros problemas cotidianos, si queremos que nuestra mente se vuelva más fuerte y positiva, nada como visitar el gimnasio dos o tres veces por semana. Nuestra autoestima nos lo agradecerá.

martes, 3 de noviembre de 2015

CELEBRACÍON DEL SAMHAIN 2015

 

 

FIESTA HALLOWEEN AMENCER



Por

José Sergio González Rodríguez

El viernes 30 de octubre, en las instalaciones de centro de día Amencer-Aspace, con sede en Pontevedra, celebramos nuestra particular fiesta de Samhain, una actividad que hemos ido realizando desde hace ya varios años, y que con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en uno de nuestros clásicos.


Samhain fue una fiesta que con el tiempo se rebautizó como Hallowen, y se celebra, como es sabido por todos, la noche antes del día de difuntos. Se trata de una fiesta pagana de origen celta. Su nombre original era “Sow-in”, que significaba (Fin del verano) y se celebraba al finalizar el verano, después de recoger las cosechas y como indicativo del comienzo del nuevo año celta.” “Durante esta noche se creía que los muertos caminaban entre los vivos y que se podía caminar entre ellos. (revista: Muy Interesante).


Cuando la Iglesia Católica conquista los pueblos Celtas, trata de eliminar todas las fiestas dedicadas al “Diablo”, sin embargo el Samhain no desaparece y  acaba dando lugar el “Día de Todos los Santos”, que los católicos destinan a visitar los cementerios como un ritual dedicado recordar a sus seres ya fallecidos. (El rincón del Vago).


En los últimos años España también se ha sumado a la moda de celebrar Halloween, y nosotros, que nos solemos apuntar a un bombardeo si hace falta, no queremos ser menos…de manera, que una vez más, nada más llegar al Centro de Día, descubrimos gratamente, que era día de fiesta. El centro estaba decorado de manera gótica, con música siniestra que invitaba a pasarlo de miedo. 


Lo primero que tuvimos fue una sesión de maquillaje, en la que fuimos pasando por las manos de Lidia y Estela, que hicieron de maquilladoras por un día. Frías manos decoraban nuestros rostros, para a continuación darnos una vuelta por el centro, con la intención de asustarnos. “Nunca lo consiguen.”


Después, como toda fiesta que se precie, disfrutamos de una buena sesión de postres, realizados por usuarios y personal del centro. Tartas, bollos, bebidas varias y santo café, (que no falte), para una celebración que ya forma parte de nuestro grato recuerdo. Por lo que esperamos volver a repetirla numerosas veces en el futuro.
 

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...