jueves, 18 de abril de 2013

CIDADE DE PONTEVEDRA: ILUSIÓN E VIDA


CIDADE DE PONTEVEDRA
ILUSIÓN E VIDA
UNHA ILUSIÓN COBRA VIDA
Percorrendo o teu colo,
unha ilusión cobra vida,
pois síntoche pedazo,
da miña alma magullada,
reparo no meu recordo
soñando darche cabida.
Marchando polo teu Ser,
O Peregrino achégase,
ao Santiago apaciguador,
bicándolle a man o santo,
que calma o seu pesar,
intercedendo co seu Don.
Beben nas túas fontes,
adurmiñando ao teu cobixo,
acougando os seus folgos,
ao longo do Camiño.
Es Capital Peregrina,
acochegada á igualdade,
coma unha alma beata,
pescudando a ansiada Paz.
San Bartolomé e San José,
unxente coma divina,
A nosa Dona da O,
Señora dos seus vástagos,
aos que garda con mimo.
Xentíos cólmana,
de Santos Desexos,
ao seu fillo, O Nazareno,
róganlle  os seus benditos favores.
San Francisco, alimenta a o pobre,
a través das mans humildes
dun santo vestido de monxe,
buscando serenar os corazóns.
Un prato de sopa, ou un cocido,
todo iso, calma o buche baleiro,
que logo prosegue a súa marcha,
ao longo do Santo Percorrido.
Este peaxe tan fermoso,
como de xamais meniñas viron,
leva por nome Pontevedra,
onde todo viajante calmo,
é un valorado camarada.
Mais eu non son peregrino,
si non fillo das túas vésceras,
deben ser parellas,
as xentilezas que ei de ter contigo.
Polas túas rúas,
aprendín a valerme coma homo,
coñecín a liberdade,
dos seres inmaculados,
en Venerada Felicidade,
para os que a vida é pulcra,
e está chea de bondade.
Por elo, Pontevedra Sacra,
este corazón agradecido,
desexa anunciarche sincero;
- o mellor da miña vida,
xurdiu a sombra do teu abrigo,
atribución merecida para dicirche,
que sempre iremos da man.

PONTEVEDRA É UNIVERSAL

Baixo o teu espectro luminoso,
a desigualdade está indefensa,
pois de todos es tutora,
da persoa desvalida,
a pasiva ou a emprendedora.
Percorrer as túas rúas,
é gozarche sen frenada,
apreciar escaparates,
un pracer certeiro.
Nas túas prazas centenarias
habita o grato recordo,
cada unha bautizada,
cun nome refraneiro,
a de La Leña,
sempre fogareña.
A Praza da Verdura,
A Pedreira, La de la Estrella,
dá gusto conquistalas,
cada cal, máis agraciada.
San José, Oito de Marzo,
Teucro mitolóxico,
A de Galicia, pola Patria,
e a de España,
Ou as Cinco Rúas,
todas docemente enxolladas
con fermosos detalles.
Nelas habitan as terrazas,
delas comen os bares,
a humanidade decóraas,
con sorrisos exemplares.
Pontevedra é universal
Adultos e mozos,
amantes e poetas,
artistas e atletas,
persoas discapacitadas,
maiores e traballadores
realistas e soñadores.
As barreiras, fuxen leprosas,
dun pobo en busca de igualdade,
facían as vidas pecaminosas,
e foron borradas pola modernidade.
Xa poucas quedan,
sombras na escuridade,
pois se saben perseguidas,
por gran parte da sociedade.
III

DIVINO UNIVERSO

Nas túas galerías,
declarei o meu amor,
como poeta frustrado,
a unha gavacha fermosa,
que a pesar do seu titubeo,
aceptou con desenfado.
A miña alma vibrou gozosa,
coma teclas dun piano,
que descobren a melodía,
do artista máis afortunado.
O meu corazón recitou ópera,
crendose tenor namorado,
plasmando na memoria,
a nostalxia sempre apaixonada,
da máis bela historia,
coa que foi agasallada.
Por iso douche mil e unha grazas,
pra min es divino universo,
e con outras tantas reverencias,
coa miña vida adórote.
Pois como carezo de deus,
ningún ídolo habita en min,
só seremos nós os dous,
na luz, na escuridade,
na guerra e na paz,
seremos seres encontrados,
nunha unión agraciada,
con a formúla da felicidade.
Es miña, son teu,
somos polos imantados,
que por moito tirar,
nunca poden ser separados,
polo destino nin o azar.
Eu, sinceramente, ámote,
somos como a onda e o mar,
nunca nos separamos,
e só xuntos, sabemos bailar.
IV

SOÑÁBATE NA FIESTRA

Nun intre lóstrego,
o destino acuchillábame,
con sinistro odio afiado.
A miña mente, allea cavilaba,
a formúla do máis sabio,
aquela que te conquistaba.
Aquel momento ao teu lado,
o saber canto che desexaba,
o meu corazón tan acovardado
ría, reflexado na túa mirada,
coma un cachorro asustado.
Entón divaguei o verso,
como a senda acertada,
pois, como afecto decoroso,
coa parrafada non chegaba.
Longo tempo, cavilou o xuízo,
este corazón apremiábao,
non era un reto espontáneo,
a túa estima valorábase o alza,
nunca gañaría o fraudulento,
cunha finalidade descarreirada.

En pouco tempo,
a idea foi modelada,
un ser ía crecendo,
como a norma manda.
Xestouse nun verán,
era a pracenta axeitada,
e soando Novembro frío,
campaneaba a hora axeitada.
A choiva punzante picoteaba,
finados como santo recordo,
eu soñábate na fiestra,
e co bafo espíate
nunha imaxe desfigurada.
Xurdiu do desexo un verso,
crinme un deus ante a nada,
as ideas fóronse apilando,
nunha estantería acalorada,
meu corazón foi palpitando,
de xeito máis acelerado,
souben que era o momento,
ao meu arredor todo bailaba,
entre pantalla e papiro,
soltei unha forte risotada,
o poema non era un mito,
senón, realidade condensada,
os dedos xa tiñan ritmo,
o xogo, o fin, comezaba.
V

NON COÑECERÁ O ESQUECEMENTO

Moitos ollos mirábanme,
Roffinac, Castelao,
Monteiro Ríos,
Pondal, o poeta,
Valle-Inclan, Torrente,
¡Cantos Recordos,
Canta Xente!
Todos esenciais,
afamados e recoñecidos,
pois a súa pegada deixada,
non coñecerá o olvido.
Todos eles, vestironte
de luces e honras,
xamais te esqueceron,
sobrando as flores.
Está no meu saber,
que os meus versos son pobres,
pode que mendigos das letras,
nunca gozarán de honras,
nin ilustrarán as gacetas.
Son trobador anónimo,
a miña sinceridade é refrescante,
como a auga do manantial,
e sen desexar ser un Pintos,
Panero, ou Pondal,
este humilde poeta ruador,
escríbeche con humildade,
amor, disciplina e esmero.
J. Sergio González.
Versión Galega.
17/06/2012
Poema original
17/11/11

miércoles, 10 de abril de 2013



UNA META CONQUISTADA

Desde mi infancia más temprana, cuando todavía ignoraba lo que es una cámara o una claqueta, siempre tuve un sueño: trabajar en el cine. Lógicamente siempre pensé que se trataba de algo fantasioso, irrealizable, como la mayoría de los sueños. No obstante, esa fantasía nunca me abandonó y cada vez que veía una película o una serie de Tv, tras levantarme del sofá o la butaca, nunca podía evitar imaginarme en el sitio del protagonista. Poco a poco, me fui interesando por el cine más y más, no sólo por las historias que se contaban, sino también por el proceso de realización de una película, desde la primera idea hasta su llegada a las salas comerciales. Yo, como otra mucha gente me hice cinefilo, antes de ser realmente consciente de ello. El cine, fue desde su entrada en mi vida, un soplo de aire fresco, una huida de la realidad cotidiana, una manera de vivir vidas ajenas y olvidarme de las limitaciones que la naturaleza me impuso. Me encanta analizar las películas, verlas una y otra vez, seguir la carrera de los artistas y, en el fondo, crearme mi opinión sobre lo que hacen y dejan de hacer. No lo puedo evitar. Mi alma se alimenta de cine. Por ello, siempre tuve esa extraña sensación de que mi destino era probarme en ese mundo. Llevaba años queriendo hacer cine, algo que incluso precede a mi pasión por la literatura, o por el ajedrez. Pero también he de reconocer que es el campo en el que más me ha costado entrar. Además soy consciente de que una aventura como ésta, no se puede hacer sólo. El cine es un trabajo multidisciplinar que requiere de un equipo competente y dispuesto a colaborar. De manera que ha llegado el momento de agradecer, primero a mis compañeros del Centro de Día Amencer-Pontevedra, que colaboraron en el desarrollo de la idea, y después a todas las personas que nos han ayudado a que esta aventura tuviese un final feliz, quiero empezar por Xan Torres y Cris Lores, que aportaron material y experiencia, que realmente fueron los que rodaron y montaron la película, dedicaron muchas horas de su tiempo, su esfuerzo fue de vital importancia para que podamos presentar esta película hoy aquí. A Susana Clemente, que me hizo el diseño de los carteles, y a Juan Pablo Charlo, que de una manera desinteresada, nos elaboró una hermosa banda sonora. Y como no, a Carlos Blanco que nos ha cedido una parte de su tiempo para ayudarnos con la presentación. Y por supuesto a la Asociación Amencer-ASPACE, así como a la Federación ASPACE-GALICIA sin los cuales no se podría haber llevado a cabo este proyecto. A Paula Salgueiro que como responsable de comunicación, hizo las funciones de producción y se encargó de toda la gestión administrativa. Y ¿cómo no? a los usuarios del centro de día Julio, Mayka, Rosa Meis, que participaron como actores,  a todo el personal del Centro de Día, y a todos los locales y personas que sin conocernos, nos ayudaron a hacer este sueño realidad. A mi familia que me apoyó en todo momento.

No deseo terminar sin agradecer a todas las personas que estáis aquí hoy  para apoyarnos en esta complicada aventura, en la cual siempre he creído.
¡Gracias a todos!

J. Sergio González


martes, 09 de abril de 2013

martes, 9 de abril de 2013

SACADO DE LA VOZ DE GALICIA


A la accesibilidad por el cine

Usuarios de la Asociación Amencer estrenan este jueves un documental que se acerca con ironía a la realidad diaria de los discapacitados

ValoraciónCon:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas2 votos ¡Gracias!Envíando datos... Espere, por favor.

Sergio González, afectado de parálisis cerebral, es uno de los usuarios del centro de día que la Asociación Amencer-Aspace gestiona en Campolongo. Sergio (1976) ha escrito tres libros, dos de poesía (uno de ellos, titulado La vida es bella, se lo regaló en mano a la princesa Letizia cuando esta inauguró las instalaciones de Amencer en Vilagarcía) y otro de relatos. Pero en sus inquietudes culturales siempre estuvo muy presente el cine. Ahora, por fin ha hecho realidad ese sueño con la dirección del documental Mesa para cuatro, una película que estrenará este jueves en el Café Moderno de Novacaixagalicia, en una sesión que comenzará a las 11.30 horas.
Como su propio título indica, pedir mesa para cuatro personas con discapacidad, o ponerla, sigue sin ser algo sencillo. «Queríamos contar una historia -señala Sergio- sobre cómo las barreras arquitectónicas y no tan arquitectónicas nos impiden a las personas con discapacidad hacer una serie de cosas de la vida cotidiana. Muchas veces no nos fijamos, y esta película lo demuestra, que a veces aunque un sitio sea accesible, por ejemplo un supermercado, no significa que llegues a la caja de galletas».
El abrefácil
Con ironía, señala que «otra de las cosas que demostramos en la película es que una vez que has hecho la compra, hay otros problemas: algo tan famoso como el abrefácil, pues para nosotros abrir una lata no tiene nada de fácil», comenta mientras sus compañeros de reparto, Julio y Mayka, sonríen al unísono.
Y es que la accesibilidad, dice este joven pontevedrés, «no son solo las escaleras o las puertas». El guion fue trabajado en un obradoiro en el que se recogieron ideas de todos los usuarios «y luego le di un poco de forma e hice los diálogos», indica Sergio. Para este documental de una hora los protagonistas filmaron en varias localizaciones del centro histórico pontevedrés, así como en establecimientos de alimentación y restauración, de ropa y en un taller, en los que les prestaron toda la colaboración, además de pisos particulares.
Una vez estrenado el filme, el director quiere «moverlo», ya sea presentándolo en festivales o proyectándolo en residencias de mayores, colegios o cineclubes que quieran solicitarlo. «Estamos abiertos a lo que sea», señala.
Lo que quiere dejar claro con su película es que una vez más, se cumple el lema Se puede. «El mensaje que quiero transmitir a las demás personas con discapacidad es que si queremos, todo el mundo puede hacer aquello que se proponga: cine, un libro... No es una utopía».

PASIÓN POR EL CINE

Foto de portada

lunes, 1 de abril de 2013

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...