domingo, 31 de marzo de 2013

RESPIRANDO CINE

Dejad que os hable hoy de un lugar muy especial, uno oasis cinematográfico situado en medio de una pequeña ciudad llamada Pontevedra. La mía, esa de la que me siento tan orgulloso, la misma en la que he pasado la mayor parte de mi vida, que me ha dado tanto bien, y por la que siempre sentiré un amor muy especial. Ese mágico lugar, que me recuerda a la ciudad de ensueño del Mago de Oz, se encuentra situado en la calle Colón y se trata del mayor paraíso cinematográfico que he conocido nunca, MAXVIDEO. Como nombre indica, se trata de un videoclub, pero sólo si lo miras de soslayo, porque si te detienes y te paras en los detalles, como si tratases de imitar a Sherlock Holmes, entonces descubrirá mucho más, en  mi opinión, la verdeara Joya de la Corona. Ni en mi infancia, en los 80, época en la que os video-clubes eran la panacea del cine, encontré un lugar así. Les parecerá que exagero, que les intento vender gato por liebre, pero no, nada de eso. Maxvideo es el barrio del cine, un lugar en el que nada más entrar te das cuenta, de que tiene algo especial, algo mágico. Se respira amor, pasión, hacia algo tan menospreciado como el Séptimo Arte. En ese lugar aún queda lugar para los grandes, para los visionarios para los soñadores... Es un lugar, donde a parte de las cintas de moda, que no faltan, por supuesto, te puedes topar de bruces con los grandes del cine. Sí, hablo de Ford, de Godard, de Bogart... Hablo de CINE, del bueno, del de toda la vida, de los grandes clásicos, películas que marcaron época en el cine. Obras Maestras, Serie B, cine de  Autor... Es un lugar donde todos aquellos que amamos el Cine, podemos dar rienda suelta a nuestros gustos más personales. Porque ha de todo y para todos.  Recorrer sus pasillos es un verdadero placer para la vista. Por ello, me encanta visitarlo, incluso en los días en los que soy consciente de que no me voy llevar una película a casa, pues no voy a tener tiempo de visualizarla, me encanta pasar por el lugar, recorrer sus pasillos, aprecias las obras, y sentir como mis sentidos, gozan respirando cine.
Para mí una de las cualidades más importantes que debe defender el ser humano, es la vocación, poder dedicar su tiempo a aquello que lo hace sentir bien, a gusto con su persona y que lo defienda a capa y espada hasta las últimas consecuencias. Pues bien, no me cabe duda de que las personas que llevan este negocio, que se rompen la espalda cada día para que un lugar como éste pueda existir, que seguramente renunciaron a modos de vida más rentables económicamente, para dedicarlas a lo que amaban, son sin duda alguna, ante todo valientes. Fieles a si mismas, a una forma de vivir y a unas creencias que tienen que ser muy fuertes para estar todos los días nadando a contracorriente, por aquello en lo que creen. Y no es fácil, eso seguro. Sobre todo en los tiempos que corren donde el esfuerzo ajeno, no parece tener la menor importancia. Y es que reconozco que durante mucho tiempo, yo también fui ciego, también dejé de valorar las cosas en su justa medida, por el simple motivo de que me vinieron dadas.
Hoy día las nuevas tecnologías están acabando con el valor de las cosas, con la compensación al esfuerzo, debido a ese incontrolable ego que nos incita a  querer tenerlo todo, sin importarnos las consecuencias. ¿Por qué voy pagar por algo, cuando me lo puedo descargar gratis?, creo que es una pregunta con la que nos hemos interrogado todo alguna vez. Y es una buena pregunta, pero, vamos a intentar darle alguna vuelta. Imaginemos, que tenemos una librería, y que vendemos periódicos, no nos gustaría que todo el mundo lo lea en Internet, pues se dejaría de vender, y nosotros, no podríamos comprar la cena, ese día. Pues, aquí ocurre otro tanto de lo mismo, las películas, los libros, los CDs, no se hacen gratis, hay gente que vive de ello, que es su pan, como el tuyo, por ejemplo dar clase, por lo que si nos bajamos las cosas, les estamos quitando el sustento a unas personas, las cuales viven de este negocio... Porque el cine, puede ser un arte, un entretenimiento, pero también un negocio que alimenta a millones de personas y no todas son artistas millonarios, hay viajantes, taquilleros, dependientes de Videoclubs... Personas que pagan impuestos, que trabajan por ofrecernos un producto de calidad y a las que robamos a golpe de clic. No os dan ganas de llorar...
Queridos amigos, yo nunca me opuse al avance tecnológico, aunque considero que en los últimos tiempos avanza a una velocidad endiabladamente peligrosa. Pero, sí creo en el respeto, en el valor de las cosas, y considero que menospreciar al prójimo es algo horrendo. Por ello, desde aquí, os quiero invitar a que abramos los ojos, abandonemos el ciberespacio y lancemos una mirada a la realidad. Entonces nos daremos cuenta de que estamos cometiendo algunas injusticias, y que de alguna forma estamos colaborando en la destrucción masiva de algo que nos ha dado muchas horas de felicidad y al cual estamos maltratando injustamente. Desde aquí os quiero invitar a reflexionar un poco sobre todo esto que he narrado a grandes rasgos y de paso a invitaros a pasar de visita, por esta joya llamada Maxvideo, estoy seguro de que más de uno, llegará a la misma conclusión que un servidor. Que merece la pena soltar unas monedas a la semana, para mantener un paraíso como éste, que no cuesta tanto, y que a la larga, nos va a traer grandes beneficios a todos...
¡NO AL ROBO DE LA CULTURA!   

martes, 26 de marzo de 2013

MIS OTRAS DIRECCIONES

https://www.facebook.com/pages/Mesa-para-cuatro/435143029903678

http://elnuevoblogdesergio.blogspot.com.es/

https://www.facebook.com/josesergio.gonzalezrodriguez

https://twitter.com/Josserxo1976

https://vimeo.com/user12464018

http://www.youtube.com/user/Serxo1976
DIARIO

1. Cambios de Vida

Llevo tiempo sin dedicarme a mi libro y tampoco me doy puesto con un nuevo guión para cine, no sé, me cuesta, quizás es que necesito unas vacaciones creativas. Supongo que necesito tiempo para aclarar las ideas y saber exactamente  donde deseo llegar. Estoy cansado de muchas cosas últimamente, no soy capaz de leer novela y la poesía junto con la Biblia, son mi consuelo. Supongo que espero algo que en el fondo sé que nunca va a llegar, que es ese instante de inspiración artística. La verdad es que hace tiempo que dejé de creer en la inspiración y ahora defiendo como único camino hacia la meta, el esfuerzo, la dedicación, y sobre todo como herramientas más importantes, la ilusión y la organización. O también es posible que necesite recurrir nuevos senderos artísticos, no lo sé. Sólo puedo decir que de un tiempo para acá, me estoy replanteando muchas cosas, tanto desde el punto de vista ideológico como cultural y creativo. Poco a poco, mis gustos cinematográficos también están cambiando de perspectiva, el cine actual, me aburre en su mayoría y solamente el independiente, el de autor y el clásico me llaman la atención. Será que me estoy volviendo un carroza, quien sabe. Hay otras cosas que no me llaman ya la atención, como es el caso de las redes sociales, yo uso Facebook únicamente para jugar al ajedrez, y alguna cosilla más... Pero eso es todo, sólo creo que algo está cambiando en mi interior.

LA INFANCIA NO ES LO QUE ERA


En algunos momentos uno se ve preso de la nostalgia, de los viejos recuerdos de infancia, unos tiempos en los que la pederastia no salía en los medios de comunicación y en los que las consolas no captaban toda la atención. Y es que de niño, un servidor jugaba con TENTE, no con WII. Fue una época en la que no había portátiles, Redes Sociales e Internet era un extraño en nuestras vidas. Como recuerda mi amiga Nair, por aquel entonces la TV era de dos canales, aunque luego llegó la Gallega. Sí ahora el sueño de todo niño son los móviles, los ordenadores y las consolas 3D, en mis años y no me veo tan mayor, al cruzarme con un espejo, nos volvíamos locos con la bicicleta, la pelota y los juegos de mesa. ¿Saben los niños de ahora que es un parchís o un “hundir la flota?” Lo dudo. Y que me decís del trompo, el monopatín.  ¡Parece que hablo de otro mundo y de eso hace sólo veinticinco tacos! Un cuarto de siglo que a muchos les sonará a eternidad. Eran otros tiempos y como dice mi amiga nadie denunciaba si tu madre te daba una bofetada, ¡Ahora, le pueden quitar la custodia si lo hace! Sabré yo bien, lo que era estar castigado en la cocina por no querer estudiar, ¡Ahora los padres no tienen tiempo para estar con sus hijos!
Supongo que eran otros tiempos, otra educación. Los niños no vestían a la última moda y cuando estropeabas un polo o un pantalón, en lugar de ir al comercio a comprar otro como consumistas compulsivos, mamá o la abuela te cosían unas rodilleras. En aquellos tiempos, yo no llevaba dinero, no tenía monedero, la merienda para el colegio me la mandaba mi madre de casa. Jugaba con juguetes improvisados y veía a las niñas saltar a la goma, mientras los niños jugaban al fútbol. En mis tiempos, los profesores imponían respeto y no existían el Bullyng ni los maestros eran maltratados por los alumnos. Los niños no eran seres violentos, sino que pasaban las tardes en la calle con los vecinos, o jugando por el monte, hacían cabañas y cosas por el estilo.
Pero bueno, son otros tiempos, ha pasado un cuarto de siglo y ahora las cosas son distintas, los niños sobreprotegidos, se han ido convirtiendo en pequeños tiranos, que acostumbrados a tenerlo todo, a no valorar nada, han encontrado en sus abusos su nueva forma de diversión. Es una realidad que la vida es una evolución constante, todo cambia, es ley de vida, pero no significa que siempre sea a mejor. 
J Sergio González.
25 de mayo de 2011

lunes, 25 de marzo de 2013

CREDO DEL PRIMATE


Creo en un universo surgido del azar denominado Big Bang, y como desde ese instante el todo ha ido evolucionado hasta llegar a la realidad actual sin la mediación de gestor alguno.

Creo en un derecho a la vida universal, donde todos los animales humanos,  sean iguales ante la vida. Me considero descendiente de la familia de los primates, es mi obligación no renunciar nunca del lado natural de mi existencia.

Basándome en este principio, considero que es mi obligación, respetar las leyes naturales de vida tratando de beneficiarme de las mismas de forma coherente y sana. Procurando en todo lo posible fomentar el buen estado de salud de todos los ecosistemas.

Me dejaré guiar por la Razón como ley fundamental de vida. Defendiendo el mundo en el que vivo, el cual prometo cuidarlo y mimarlo como el mayor de los tesoros. Daré ejemplo a los demás con mi vida diaria y los invitaré a seguirme, siempre que esa sea su voluntad.

Creo que cada persona es dueña de su vida y están en derecho a gozarla de manera independiente a los cánones marcados por la sociedad. Sin tener que ser juzgada por sus preferencias o intereses, considerando el límite de mí libertad allí donde comienza la de mi semejante.

Me ajustaré a las normas de la comunidad en la que habito de manera libre, obedeciendo sus leyes y normas de convivencia. Respetando a sus líderes y ejerciendo mi derecho como persona a colaborar y mejorar la vida de mi pueblo, a través de mi esfuerzo, devoción y talento, pero sin someterme  a la voluntad a la de nadie.

Mi conciencia y el saber ponerme en el lugar del prójimo han de guiar cada uno de mis actos. Aceptando en los demás sus diferencias y virtudes, con el objetivo de que las mías sean respetadas también, sin perjuicio alguno. Considero a los demás iguales míos y fomentaré un respeto mutuo de todas las vidas. Las cuales nunca profanaré por ser propiedad ajena.

            Siguiendo esta norma aplicaré en mi vida las siguientes pautas, bajo mi conciencia y honor:

Nunca mataré por ideales,
no robaré las pertenencias ajenas,
 ya sean de índole física o ideológica,
no profanaré cuerpos ajenos, ni les causaré sufrimientos indeseados.

Puesto que no hay más vida que la presente trataré de llevarme el mayor número de vivencias posibles. Exprimiendo cada día su jugo a través de las experiencias que me proporciona y tanto en el caso de que sean buenas como malas, intentaré vivirlas con dignidad, buscando siempre en la medida de lo posible el lado positiva de cada una. De forma que el día que deba abandonar esta vida lo haga con la seguridad de haberla aprovechado.

Creo en el amor,
la lucidez humana,
la concordia de los pueblos,
la sabiduría de los ilustrados,
mi capacidad por aprender,
y como a través del conocimiento se mejora la calidad de vida.
Creo en mi sana voluntad,
en la honestidad del buen gobernante,
el camino de los guías espirituales,
en el derecho ajeno a profesar cualquier idea religiosa de forma libre e individual.
Creo que hay una vida antes de la muerte,
y mi eternidad fusionada al cosmos.
¡A MI SEÑOR!
¡Estimado Padre que habitas en el Cielo!
Ante todo, ¡Gracias por darme la vida!
también deseo mostrarte mi arrepentimiento,
por cada vez que te he fallado, o pecado hacia ti.
Lamento cada vez que me he desviado de tu sendero vital,
y pido perdón, honestamente, por cada vez que he renegado de tu nombre.
A demás reconozco haber pecado con obras que has salido a la luz, en las que se ponen en duda, como mínimo, tu mera existencia. De todo ello, me arrepiento, hasta lo más hondo de mi alma.
Sin tu presencia, sólo tengo las tinieblas,
mi mente se llena de pensamientos oscuros,
que me hacen temblar el alma.
Además soy una ser frágil, que se desvía con facilidad.
Me encuentro lleno de temores,
Sintiendo pánico, por la enfermedad y la muerte,
y mi constante pensamiento en ellas,
hacen de mí un desdichado incapaz de ser feliz.
Mi alma tiembla por dentro,
mis sueños se corrompen en la noche,
y no soy capaz de disfrutar el momento.
La fatalidad es una constante en mi vida,
mientras me siento encerrado,
en un oscuro callejón sin salida.
Te necesito, estoy deseoso de tu abrazo,
me faltan palabras de consuelo al oído,
deseo levantarme con ilusión cada jornada,
pero siempre, nada más despertar,
los pesares se apoderan de mi mente.
Deseo vivir hasta la vejez, deseo salud,
siendo consciente de que pido demasiado,
pero juro, no lo puedo evitar.
Es posible, que no merezca tal cosa,
y no voy a hacerte promesas concretas,
pero en mi vida, siendo tuya, por bien,
siempre he de tenerte presente,
mientras ruego porque me la conserves mucho tiempo.
¡Por favor, Dios mío!
Sé que me escuchas,
en algún lugar del universo,
te ruego por mi salud,
y por un larga vida,
esperando con ello, no caer en pecado.
De antemano, te doy ¡Las gracias! AMEN.

A JESUCRISTO, AMIGO, DIOS Y SEÑOR MIO.
Sábado 7 de Septiembre del año 2002.
Muy señor mío, Padre todo poderoso y Dios del universo, me dirijo a ti para poder explicarte lo mejor que me sea posible el decepcionante y pesimista comportamiento, que en estos últimos tiempos he teniendo de manera repetitiva. No sé ahora mismo con exactitud cual ha sido el origen de estos malos pensamientos que estoy teniendo, pero si tengo claro cual es el motivo que me lo causa, se trata del miedo a morirme. Sé perfectamente que es ley natural de todo ser vivo pasar por este momento, en el cual, en el caso del hombre es el puente que existe entre este mundo y ese otro a tu lado que nos tienes preparado desde los confines de los tiempos. Y puede que sea este el paso más justo que existe en la vida, pues es igual para todos, indiferentemente de cual sea su situación civil, política y económica, pues ante ella se rinden sanos y enfermos, ricos y pobres, blancos y negros, buenos y malos, nadie de forma alguna puede burlarla y a todos afecta por igual. Pero el caso es que a mí me asusta mucho ese momento y por ese motivo, o al menos en parte, he decidido dirigirme a ti mediante esta carta, para que me ayudes a sobrellevar mejor esta experiencia en el momento en que decidas que mi vida a tocado su fin y no dudo que será el más acertado y ocurrirá además de la manera más adecuada, como todo lo que de tu mano procede. Pero lo que yo más temo es que este momento al que voy a tener que enfrentarme, llegue temprano, mientras sea joven, pues no habría cosa en la vida más satisfactoria y deseada, y espero no pecar con ello, que llegar a la vejez y si no fuese ser mucho pedir, acompañado de buena salud.
El caso es, como tú sabes, que debido a este pánico a la enfermedad y a la muerte, me he ido encerrando en un peligroso mundo de malos pensamientos y manías que consiguen que me pase mucho tiempo al día pensando en estas cosas y rezando para que no me ocurra nada malo. Pero el caso más grave que creo padecer, es la obsesión por la Esclerosis Lateral Amiotrófica, una enfermedad degenerativa y por lo que me han contado, poco común que descubrí que existía, al menos en parte, mientras leía un libro escrito por una joven víctima  de este mal, Apellidada Salou, y que por cierto durante toda su vida, al menos durante el tiempo que estuvo enferma, se comportó de un forma valiente y realista, dando de esta forma un gran ejemplo a toda la sociedad, sobrándole ánimos incluso para luchar contra ella y ayudar a otras personas en su misma situación con ánimos, seguramente buenos consejos e incluso creando un beca para la investigación de esta enfermedad. Por eso te ruego que, como gran religiosa que era, la tengas en tu gloria, así como a todos los demás humanos que dejaron este mundo para reunirse contigo en el cielo.
De manera que te ruego que me libres de esta enfermedad siempre aunque sea este el único deseo que me concedas, pero sólo si lo crees justo y conveniente, pues debe ser tu voluntad y no la mía, la que se lleve a cabo. Te lo suplico, señor mío. Yo por mi parte intentaré agradecértelo de la mejor manera que sé, que es procurando ser un persona fiel a Jesús, tu amado hijo. Para ello intentaré ser una persona tolerante, amante de la vida y de las buenas cosas, del amor. ( Pues yo no creo en la desigualdad, ni en la violencia, ya que me considero hombre de paz, incapaz, creo, de desearle nada injusto a nadie, de odiar, pues para mí lo más importante es ser persona y eso, es algo que somos todos y cada uno de los hombres y mujeres que pueblan tu tierra. No importa las ideas políticas, sociales, religiosas... Porque al final, todos deberíamos querer lo mismo, el bien estar y la felicidad común, aunque no siempre se esté de acuerdo a la hora de ponerlo en práctica). “En este punto sólo tengo que decir, que sea cualesquiera la forma de pensar, esta debería ser tolerante hacia las demás y defender siempre dos cosas por encima de todo, y son la paz y el respeto por el prójimo, ayudándonos los unos con los otros, en lugar de generar peleas y odios entre nosotros. Como aquella frase que lo resume todo, diciendo, “Vive y deja vivir.” Por eso me gustaría que todas esas personas que defienden sus ideas y objetivos con odio, terror y violencia, les pediría, con tu permiso, que recapacitasen y buscasen la forma, a pesar de que aveces, sea difícil de encontrar otro tipo de soluciones, más coherentes y democráticas para todos. Y se lo pido a todos los bandos, porque creo todos tenemos nuestras razones, pero también cometemos muchas equivocaciones, y debemos empezar a reconocerlas, pues no hay buenas o malas ideas, sino que correctas e incorrectas formas de llevarlas a cabo, y en el peor de los casos, una rectificación a tiempo es la mejor solución.” Se que me equivocaré en muchas ocasiones, tendré enfados, malos pensamientos, haré cosas que no están bien y francamente, lo siento. También tengo mis vicios y debilidades, algunos no muy buenos, supongo, pero te pido que no me los tengas en cuenta, pues como hombre, también soy pecador y aunque reconozco que no está bien, algunos de esos vicios, como puede ser el de la carne, me atraen mucho y me siento feliz practicándolos, si buscar este tipo de satisfacciones, está mal, de veras que lo siento. También te pido que me perdones si cuando trato de buscar mi felicidad, menospreció o ignoro a ciertas personas, abandonándolas por aburrirme con ellas y preferir las cosas a mi manera, pues algunas de mis aficiones no son muy comunes entre personas de mi generación y eso en ocasiones me hace tener que elegir entre buscar mi felicidad a la de los demás, si escogiendo la mía, como suelo hacer, cometo algún pecado o falta, te pido que me perdones,  una vez más.
            En último lugar y no menospreciando a nadie por ello te piso Señor y Padre Santo que todo lo puede, que ayudes a mi familia en todo lo que creas oportuno, pues a ellos y a ti, debo todo cuanto me han querido, apoyado y dado toda mi vida, por ello doy gracias. Además creo que pertenezco a una árbol genealógico cargado de buena gente a los cuales apreció de todo corazón, pues es la familia una de las cosas más hermosas que nos da la vida, y un motivo más que suficiente para no perder jamás la ilusión y las ganas de trabajas por un mundo mejor.
            Me despido ya, pues no se me ocurre nada más que decir, aunque no dudo que tendría que disculparme por muchas más cosas y me gustaría pedir por otras tantas personas, pero como tu ya sabes lo que es mejor para cada cual, seguro que obrarás en consecuencia, de manera que te doy las gracias porque sé que me escuchas.
José Sergio González Rodríguez.   

domingo, 24 de marzo de 2013

RUDA IDEOLOGÍA

No creo en otra ruda ideología,
que la recitada por mi conciencia,
lo único indudable en mi estancia,
es que ante el prodigio de la vida,
soy incapaz de mostrar indiferencia.
No creo que ningún dios lleno de bondad,
nos vaya a salvar de los actos humanos,
que recargados cada día de maldad,
... siembran el caos en este terco mundo,
por lo que está de mano de este pueblo,
hacer cumplir, la santa ley del ser justo.
¡Escúchame, hermano camarada!
Pregonemos la paz entre los pueblos,
renegando de reyes oxidados y huecos,
negando de los partidistas codiciosos,
que solamente aman la tenencia de poder,
para cruelmente dirigir, cuando no extorsionar,
nuestras almas débiles y ya flageladas.
Yo, en plenas facultades, ¡Os juro!
que no me vendo a otra poderosa ley ,
más que a la del amor verdadero,
tratando a mi hermano camarada,
como si fuese ese frágil reflejo que me ama.
Olvidemos aquel camino que nos separa,
para recorrer juntos el sendero que nos une,
que la guerra es fea y sale muy cara,
y de toda unión, la sabiduría emana.
Si caminamos juntos, como almas pías,
hallaremos la escurridiza verdad,
la supremacía de los pueblos felices,
que dan un especial color a la existencia,
logrando que todo paseo por la vida,
sea una experiencia memorable y grata.
PAYASO TRISTÓN
 
Soy el payaso tristón,
que lleva la felicidad,
anclada en su corazón,
perdido en la soledad.
 
A nadie le falta razón,
al negarme la santidad,
por ese espíritu burlón,
que contagia fatalidad.
 
Vivo como el triste cuervo
amargado por el desprecio.
Viajero de la fama agüera
que sobrevuela la tristeza.
 
Mis chistes suenan al llanto,
como la memoria del caído,
y en la guerra del sin sentido,
mis sueños hablan de espanto.
 

jueves, 7 de marzo de 2013

HABLANDO UN POCO DE ACCESIBILIDAD



LOS BADENES

(Un tema de actualidad)


 Escrito a cursiva, como si fuese por la mano del autor, una pequeña carta que espera poder sensibilizar a todos los conductore de automóviles. Y de paso a algún que otro ciudadano con facilidad a las quejas ligeras.



Desde hace varios años soy coordinador de un grupo de accesibilidad, somos actualmente cuatro personas, que pretendemos elaborar una guía de accesibilidad, de la ciudad de Pontevedra. Éste es un trabajo largo y complejo que abarca muchos temas, en ocasiones valorarlos todos, sin que se te escape nada, es muy complicado. Hoy voy a centrarme en un pequeño apartado, el que se refiere a los badenes en las ciudades, estos altos en las calzadas se hicieron para que los coches vayan más despacio y para que las personas en silla de ruedas puedan cruzar de una acera a la otra con mayor facilidad. Muchos conductores muestran quejas porque los vehículos golpean contra ellos al circular, y se ven obligados a circular despacio. Pues mire usted que bien, si circulan a una velocidad baja, los riesgos de accidentes van a ser mínimos, y eso es algo bueno. ¿Qué opina usted, que hay demasiados?, Bueno, a veces es mejor pecar de previsor que por falta de medios. Soy consciente de que vivimos en una sociedad muy compleja, donde en la mayor parte de las ocasiones, a uno, le basta con preocuparse de sus propios problemas, pero a veces es necesario abrir nuestro punto de mira y observar las cosas desde diferentes perspectivas. Estos badenes favorecen los desplazamientos de una acera a la otra a mucha gente, unos en sillas de ruedas, otros, porque son madres que deben desplazarse con los carritos de los bebés o simplemente con los de la compra, para todas estas personas, esta iniciativa es muy positiva. Por ese motivo creo que algunas personas, a veces deberían callarse. Y es que cuando ves las cosas difuminadas, a veces puedes meter la pata, hablando más de la cuenta. Por suerte vivimos en una sociedad que empieza a comprender los verdaderos problemas de la gente y personalidades, como mi buen amigo Miguel Anxo Fernández Lores, alcalde de la ciudad de Pontevedra, está realizando con todo su equipo, una gran labor, para que las personas con una movilidad reducida, pueda integrarse más en el entorno que le rodea. Y es que para ir al colegio, a hacer la compra u otro lugar cualquiera, es necesario cruzar las calles y para que algunas personas puedan hacerlo, es necesario que todos arrimemos un poco el hombro y nos pongamos en su lugar. Vivir en una ciudad accesible, nos va a beneficiar a la mayoría y los badenes son una parte esencial de ese paso.  Por ese motivo y por que tengo algo de experiencia el tema de la discapacidad, pues también estoy afectado por una, aunque sea pequeña, se de lo que hablo. Es imprescindible que todos podamos vivir en un entorno urbano, en las mismas condiciones que los demás, y si para ello hay que pasar despacito por la ciudad, pues no pasa nada, pensemos que es por un bien mayor, que antes o después, nos puede afectar a todos.

 

José Sergio González.      

DON QUIJANO O LA SACRA LOCURA

Hablas acicaladas entre bellos anhelos, mutan en nanas arias en mis tímpanos hinchiendo mi alma de beatos deseos, emborrachándome...